Bautismo

“Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mt 28,19)

Nosotros hemos nacido dos veces: la primera a la vida natural, la segunda, gracias al encuentro con Cristo, en la fuente bautismal. Ahí hemos muerto a la muerte, para vivir como hijos de Dios en este mundo. Ahí nos hemos convertido en humanos como jamás lo habríamos imaginado. (Papa Francisco)

El bautismo borra el pecado original, nos da la fe y la vida divina, y nos hace hijos de Dios.
La Santísima Trinidad toma posesión del alma y comienza a santificarnos. Es el sacramento por el que renacemos a la vida divina y somos hechos hijos de Dios.

Bautismo

Bautizos todo el año.

Preguntar en el despacho parroquial.